Las Mujeres de Mi Vida por Emma Álvarez

Las mujeres de mi vida son mujeres incansables, mujeres entregadas, mujeres sufridas, mujeres cargadas de hijos, de trabajo, de campo, de panes, de trabajo fuera y dentro de casa.
Mujeres que se levantaban las primeras, se acostaban las últimas.
Que se iban al campo a trabajar como ellos, que llegaban a casa a trabajar solas.
Mujeres que para comprar tenían que tener el permiso de sus maridos.
Mujeres que «si salia bien su matrimonio» sonreían, si salía mal lo disimulaban.
Mujeres que su felicidad era el bienestar de su familia no la de ellas.
Mujeres arrugadas por el viento, dobladas por los pesos. Mujeres de manos cargadas de artrosis. De huesos doloridos sin remedio.
Mujeres que cantaban para callar las penas. Que sonreían para seguir viviendo. 
Mujeres con todo el peso de la historia y sin historia.
Todo cambia pero no lo suficiente.
Las mujeres siguen cuidando a los hijxs, padres, madres, suegrxs, abuelxs, ancianxs sin remuneración alguna.
Las mujeres siguen trabajando fuera de casa ( por menor sueldo) y en casa ( nunca al 50%).
Las mujeres no queremos nada que no sea justo; igualdad salarial, igualdad en derechos y deberes.
Poder salir a la calle sin miedo, con minifalda, con escote, pantalón corto o con todo lo contrario. Queremos ser libres sin que se nos acuse por ello.
Las mujeres queremos esa igualdad que se nos niega.
 
No somos propiedad de nadie, como ellos, no son de nuestra propiedad.
Queremos poder llegar hasta donde nosotras pongamos nuestros límites, que no nos los ponga la sociedad. 
Queremos ser catedráticas, directoras, juezas, … O lo que nuestra capacidad nos permita.
Queremos ver mujeres artistas en Museos, poetas en las aulas, escritoras en los libros de texto.
Queremos que nos cuenten la historia de la religión en todas sus versiones, no sólo la de la costilla.
 
NO QUEREMOS MÁS MUERTES POR SER MUJERES.
 
¿Tan difícil es entender que no queremos ser igual que tú pero sí tener los mismos derechos que tú?
 
Por ellas, por nosotras, por nuestras hijas el día 8 de marzo saldremos a la calle a pedir la igualdad que se nos niega.
Emma.A.A
 
<Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres.>
 Rosa Luxemburgo.

Comentarios cerrados.