La Red EQUO Mujeres frente a la mutilación genital de mujeres y niñas, y en defensa de los Derechos Humanos

Cada año 3 millones de niñas y adolescente sufren mutilaciones genitales, siendo ya alrededor de 140 millones las mujeres afectadas en todo el mundo.

Y cada 6 de febrero se recuerda, en el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina (MGF), esta realidad en la que viven casi la totalidad de las mujeres de países como Somalia, Nueva Guinea, Sierra Leona, Malí…

Cuando hablamos de  mutilación femenina lo hacemos de ablación genital, es decir, de la extirpación de parte de los órganos sexuales, con el objeto de evitar el placer durante las relaciones sexuales. Una práctica permitida y extendida que vulnera derechos fundamentales y pone en grave riesgo la vida. Y en concreto hablamos de dolor, de tortura, de peligros para la salud física, psicológica y sexual, de estigmas sociales, de muerte por desangramiento, de prácticas médicas rudimentarias:

De un profundo arraigo de la desigualdad entre sexos.

De patriarcado, dominación y control social.

De una forma extrema de discriminación de la mujer.

Este año, de nuevo, y desde el respeto cultural y la solidaridad, hay que desarrollar más acciones comunes sobre la vulneración de derechos que supone esta práctica y que faciliten su erradicación. Iniciativas para que en cualquier nivel legislativo, tanto local como estatal, se integre de manera unificada la lucha contra la ablación en acciones de protección infantil y defensa de los Derechos Humanos.

Un objetivo que necesita de la obligada implicación de profesionales sanitarios y de otros sectores como la educación, los servicios sociales y los propios colectivos de inmigrantes.

 

Apoyo a iniciativas para la erradicación de la MGF.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas pidió a finales de 2014 el cumplimiento de la resolución del Consejo de Derechos Humanos sobre buenas prácticas y principales dificultades en la eliminación de la MGF. De este modo, el Manual de prevención de la mutilación genital femenina. Buenas prácticas, realizado por la Confederación Nacional de Mujeres en Igualdad (2014), se ha convertido en imprescindible, por lo que nos hacemos eco del mismo.

Además, el pasado mes de enero el Pleno del Consejo Interterritorial de Sanidad aprobó el primer Protocolo Común de Actuación del Sistema Nacional de Salud para combatir la Mutilación Genital Femenina, con el objetivo de prevenir que se reproduzca generacionalmente y orientar al personal médico y de enfermería sobre el modo de abordar esta cuestión en sus pacientes.

En todo caso, y dado que en este protocolo el compromiso es voluntario y de común acuerdo entre partes implicadas, hay que insistir en la evidencia de que se trata de una violación extremadamente grave de derechos fundamentales.

Además, hay que tener en cuenta que la mutilación raramente se lleva a cabo en territorio europeo, sino en los respectivos países de origen, por lo que desde la Red Equo Mujeres exigimos una sincera responsabilidad de los poderes públicos en la lucha por su erradicación.

@redequomujeres

Deja un comentario