La Red Equo Mujeres denuncia que el borrador de Ley de Corresponsabilidad Parental no establece las máximas medidas de protección para los menores

Equo_Mujer_Maltrato

La Red Equo Mujeres recrimina al ministro de Justicia que, a pesar de sus palabras, no sea claro con anteproyecto de Ley de Corresponsabilidad Parental. El borrador entraría en contradicción con el Estatuto de la Víctima, que establece las mismas medidas de protección para los menores que para las mujeres maltratadas.

En las últimas semanas el gobierno ha comenzado un diálogo con las asociaciones de mujeres sobre el anteproyecto de Ley de Corresponsabilidad Parental, aprobado en julio de 2013. Tras las primeras reuniones varias asociaciones de mujeres han denunciado que el actual borrador contemple como la posibilidad de que un juez fije régimen de visitas de los hijos a un maltratador condenado en firme. Según el texto la medida podría adoptarse “de manera motivada” y tras un informe del equipo técnico judicial. El texto también contempla la posibilidad de que un juez pueda conceder la custodia compartida, aunque ninguno de los progenitores la pida.

Desde la Red Equo Mujeres consideramos que estas medidas castigan a los más vulnerables:mujeres y menores; y no garantiza que además de a las mujeres se proteja a los y las menores, a pesar de que el Estatuto de la Víctima establece las mismas medidas de protección para los menores que para las mujeres maltratadas por la vía penal. 

“Los y las menores también son víctimas de la violencia machista y por tanto necesitan máxima protección. Mientras que no entendamos que la violencia machista es algo más profundo y grave que hay que abordar de forma contundente en todas sus vertientes y consecuencias, los y las menores seguirán corriendo peligro” ha declarado la coportavoz de EQUO Rosa Martínez.

En España, mueren entre 5 y 7 niños y niñas al año en el régimen de comunicación de visitas, son 20 desde 2008 según el Consejo General del Poder Judicial; y aproximadamente el 50% de las agresiones sexuales a menores se producen en el ámbito familiar. Para Eva del Fresno, coordinadora de Red Equo Mujeres “Detrás de estas cifras se esconden muchos más casos de abusos y agresiones que demuestran la imposibilidad de evaluar el riesgo de un modo fiable, la violencia contra los hijos e hijas aparece incluso aunque no se haya producido con anterioridad porque pasa a reemplazar a la violencia contra la mujer tras la separación”.

El texto no debe contemplar la posibilidad del régimen de visitas y la custodia compartida ni para maltratadores condenados, ni para aquellos que tienen una denuncia interpuesta. “En España la justicia es muy lenta, y mientras los niños y niñas corren peligro. Esto es un hecho” ha subrayado del Fresno.

Las declaraciones del ministro de Justicia, Catalá, afirmando que “no es razonable entregar la custodia a alguien condenado por delitos tan graves como la violencia de género”, o “la violencia de género es un factor muy importante para delimitar los derechos a las personas con condenas” hablando sobre el régimen de visitas no es suficiente para garantizar que esas cuestiones serán retiradas del texto.
Además, recordamos que España ya ha sido condenada por el comité de la CEDAW (Convención para la Eliminación de toda forma de Discriminación hacia las Mujeres) de Naciones Unidas por no por no proteger a una niña a quien mató su padre durante un régimen de visitas.

Syriza: crónica de una decepción

La alegría inicial que sentimos tras conocer el resultado de las elecciones griegas, ha dejado paso a la decepción y al desconcierto tras comprobar cómo una vez más, las mujeres han sido relegadas a un segundo plano político tras haberse formado un equipo de gobierno íntegramente masculino. Una frustración que en cierto modo se vio anticipada, cuando durante la campaña pudimos comprobar que los temas relativos a la Igualdad, los Derechos de las mujeres y del colectivo LGTBI eran obviados a menudo, en detrimento de lo que el partido consideraba otros temas más relevantes o prioritarios.

Estamos de acuerdo en que la economía es un aspecto fundamental de la política y especialmente  teniendo en cuenta la preocupante situación actual que atraviesa Grecia pero, ¿qué sentido tiene para nosotras una economía más próspera si no va a ser disfrutada por todas y todos por igual mientras la sociedad siga  articulada en función del género? Las mujeres podemos ser muy pobres en un país muy rico mientras no existan políticas de igualdad encaminadas a deconstruir los roles de género, a favorecer el acceso al empleo, a luchar contra la violencia de género y la discriminación en cualquier ámbito, a potenciar en definitiva, un rol social protagonista  y autónomo para las mujeres. La feminización de la pobreza es un problema que tiene que ver más con la posición que ocupan las mujeres en una sociedad que con la marcha de la economía de un país.

Las mujeres que apoyaron a Syriza han contribuido con su esfuerzo al éxito electoral del partido, con la ilusión de ver un cambio en sus vidas que difícilmente podrá llevarse a cabo cuando su representación política se ha visto reducida a cero. La paridad de género debe ser una conquista de justicia social para las mujeres pero además, debe servir para corregir las relaciones asimétricas de poder entre ellas y los hombres. Se trata de una herramienta política que debe tener como finalidad acabar con el sistema patriarcal que sustenta la sempiterna desigualdad. Relegar a las mujeres es relegar sus intereses, demandas y necesidades.

Queda claro que sin mujeres no hay Igualdad. Pero es que sin mujeres no hay tan siquiera una verdadera Democracia, porque no podemos llamarlo Democracia mientras la mitad de la población esté infra-representada en la política: no se trata sólo de porcentajes o de cuotas, sino de visibilidad, liderazgo, responsabilidad, poder. No hay más vieja política que la hecha exclusivamente por hombres. Sin mujeres todo cambia para que todo siga igual. Sin embargo, una vez más, las mujeres se han quedado fuera de la transformación social. En el caso de Grecia, ni una entre sus 11 puestos ministeriales. ¿Significa eso que no hay mujeres capaces de dirigir un Ministerio en Grecia o simplemente que Tsipras no ha querido mirar más allá de los tradicionales círculos de poder masculinos?

La izquierda nos debe a las mujeres la lucha feminista desde que existe. En Grecia esta deuda sigue aumentando.

Si quieres conocer mejor la opinión de algunas de las compañeras de la RQM te invitamos a que visites estos blogs:

“El Estor de Rosa”, blog la coportavoz de EQUO Rosa Martínez

https://elestorderosa.wordpress.com/2015/01/28/sin-ecologia-sin-mujeres/

“X ser mujer”, blog de nuestra compañera Carmen Muñoz

http://blogs.deia.com/xsermujer/2015/01/29/el-poder-de-las-mujeres/

 

@redequomujeres

BANNER-RQM-VIOLETA-NEG

Deja una respuesta