Declaración en contra de la reforma del PP del derecho al aborto

Desde la Red EQUO Mujeres rechazamos la Proposición de Ley del Partido Popular por la que todas las mujeres que no han alcanzado la mayoría de edad necesitarán del permiso de padres o tutores para poder interrumpir su embarazo.

La pretendida reforma de la “Ley de Plazos” hace de la tutela sobre las mujeres una potestad del Estado, de la mayoría parlamentaria una autoridad moral y ética, de los profesionales de la salud los dueños de los derechos de las mujeres y de la moral religiosa católica y ultraconservadora la ideología a imponer. Haciendo de la mujer una víctima en vez de una persona de derecho, sujeta a la desconfianza sobre su responsabilidad, al tiempo que convierte una decisión personal en un delito.

En España una joven de 16 años puede rechazar una operación, una transfusión o un trasplante, pero no puede decidir sobre la interrupción del embarazo.

Así, se niega el derecho de que sean las chicas de 16 y 17 años las que decidan en una cuestión que solamente a ellas les afecta. Lo que originará graves riesgos para las jóvenes mujeres con embarazos no deseados y sin recursos económicos, poniendo en peligro su vida y un aumento de los abortos clandestinos.

Como viene siendo habitual desde que gobierna el PP, se castiga a las personas más desfavorecidas y aquellas que no dispondrán de medios para costearse una clínica privada, quizás en otro país.

Todo esto se produce sin abordar el asunto clave: la apuesta por una política de educación sexual integral, la potenciación de redes de centros de planificación familiar y, en definitiva, la prevención del embarazo no deseado.

Una vez más, el Partido Popular valiéndose de la mayoría parlamentaria pretende eliminar el consenso social que se había generado durante los últimos, para complacer a los sectores más ultraconservadores de su electorado y a la cúpula de la Iglesia Católica. En contra de la libertad de las mujeres, de los derechos civiles que deben presidir el funcionamiento de una sociedad democrática y de los Derechos Humanos.

Por todo ello, defendemos:

– El derecho fundamental de las mujeres a decidir cuándo desea tener hijos y el derecho a interrumpir el embarazo en las mejores condiciones psicológicas y sanitarias, cualquiera que sea su edad, condición social, situación económica o estado civil.

– La implementación de políticas y medidas integrales en salud sexual y en salud reproductiva basadas en el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, especialmente de las jóvenes.

– La separación definitiva entre el Estado y el absolutismo moral que se arrogan determinadas estructuras religiosas de la Iglesia católica e ideológicas ultraconservadoras, que impida su imposición al conjunto de la sociedad.

¡Por el derecho de las mujeres al aborto libre y gratuito!

¡Por nuestro derecho irrenunciable a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestra vidas!

 

Deja un comentario